Mi generación

Ha vuelto a llover. Sólo los auténticos salen a la calle cuando llueve. La última vez que pise Marbella era Semana Santa. Me fui contento porque saludé, hablé, bebí y conspiré con gente auténtica. Una cosa quedó clara: los auténticos queremos salir también cuando hace sol. Esa simple intención era ya en sí un logro, un avance. Era la primera vez que de nuestras bocas no salía el epíteto «mierda» acompañando al nombre de este pueblo.

Estudiamos en Málaga. En Granada, Sevilla y Madrid. También hay gente en Barcelona. Otros prueban suerte en Londres, París y Berlín. Sabemos desenvolvernos bien en ambientes hostiles: vivimos lo mejor de los ochenta y lo peor de los noventa. Sin subterfugios, nos vamos haciendo periodistas, maestros, actores, fotógrafos, músicos, médicos, arquitectos, informáticos, historiadores, enfermeros, peritos, psicólogos, trabajadores sociales, traductores, biólogos o farmacéuticos. Los hay, incluso, que se convertirán en ingenieros aeronáuticos. Los que trabajan aquí, los que se buscan la vida, bendicen el día que volvemos para olvidar el hastío. Y todos tenemos proyectos. En la noche, con extremo sigilo, sabemos encontrarnos. Enfilamos la calle Aduar, nos perdemos en los oscuros callejones del puerto y merodeamos por la plaza de los Olivos. También jugamos al futbolín y bebemos cañas en los bares del barrio. No nos queda otra. No hay más. Sólo el consuelo de abrazarnos fugazmente, de besar al colega y preguntarle «tío, ¿qué tal?».

Aspiramos a que eso cambie. Nunca hasta ahora habíamos guardado en nosotros tal anhelo. No falta el que quiere montar un bareto o una sala de conciertos, otros más osados pretenden abrir una librería. Lo mejor del caso es que, sin apoyos municipales, hay ya iniciativas que parecen salir del abismo, como Marbellainformacion.com o Arkham Marbella. Puede ser cierto que la Delegación de Juventud de Marbella esté dispuesta a escuchar propuestas, pero no lo es menos que exija lealtad política o aproveche nuestro esfuerzo para echarse flores. Como otras veces se ha escrito aquí, en muchísimas ocasiones ha demostrado ya el director  del área juvenil que está ahí para los suyos, no para los demás. La consigna es, pues, clara: volver a la ciudad y tomar la iniciativa por nosotros mismos.

Y, ante todo, reivindicamos la autenticidad. La esencia de pueblo que perdimos en el año 1991. Una canción de Los Muertos de Cristo, incluida en su fabuloso disco Los olvidados (1997), fue durante un tiempo un faro para muchos de nosotros. “Marbella y la bestia” nos recordaba insistentemente en qué había convertido Gil la ciudad. Las dos primeras estrofas son ejemplificadoras:

Hay una ciudad en la Costa del Sol
cercada por el miedo, temblando en un rincón.
Una bestia la cautiva a golpe de cañón,
mercenarios en las calles controlan la situación.

Los ricos ya no lloran, sonríen sin parar,
los defiende el Gil-y-pollas,
su alcalde y tal y tal.

Pero ha sido otra canción, sin embargo, la que me ha llevado a escribir este puñado de reflexiones. Esta mañana me he descargado el nuevo disco de Chico Ocaña, Canciones de mesa camilla (2010), donde hay una sevillana dedicada a Marbella, en la que incluye un refrán recogido ya por el romántico Richard Ford: «Marbella la bella, quien entra con capa sale sin ella». Es un antiguo y burdo tópico, asociado al bandolerismo y al pasado musulmán, prejuicioso, como todos los que acumulaba el viajero británico. El problema es que ahí prosigue, redispuesto y actualizado hasta el punto de ser vinculado con la corrupción malaya. Por eso preferiré siempre al sutíl Kiko Veneno que al ex líder de los Mártires del Compás, aunque eso es otra historia. Lo importante es que, enquistada en esa canción, se nos muestra la verdadera herencia del gilismo: haber quedado retratados como un pueblo inculto y cateto que permitimos a Gil y su tropa hacer de las suyas porque queríamos lo mismo que él, dinero y poder, sin importar el precio que había que pagar por ello. Quién no escucha habitualmente «si volviera Gil… yo lo votaba otra vez». Yo, más bien, lo botaba.

Crecer en pleno gilismo fue duro, pero por suerte mi generación, en gran parte, supo tomar conciencia del asunto. Somos invisibles, pero estamos aquí. En la noche. En la lluvia. Esta es la conclusión que he sacado a lo largo de este año, desde que surgió ¡¡Arde Marbella!! hasta que cogí el portillo de vuelta a la universidad, saturado de ideas, proyectos en potencia e ilusiones. Entre tanto, ha dejado de llover. Por suerte, esta vez no habrá inundaciones especulativas.

Prometeo.

Anuncios

10 comentarios to “Mi generación”

  1. Muy rico el artículo, gracias 🙂

  2. Efectivamente, la Delegación de Juventud escuchara vuestras propuestas si tenéis lealtad política. Y si no lo aprovechara para echarse flores.

  3. Cifra Says:

    Muy bueno. Y sí, es verdad, la lluvia limpia la mierda. Sólo lo autentico sobrevivirá.

  4. Pistachito Says:

    Espectacular. Así se abren las vedas, rejas y cercados inútiles de la imbecilidad y se inundan los campos de futuro e ilusiones.
    Marbella es nuestra. Que nos la devuelvan.

  5. Buenos dias:
    cuando lei tu invitación en Face-Book no lo hice con la misma atención que le he puesto ahora.
    Somos de diferentes generaciones sin embargo a travez de mis hijos puedo comprender tus frustraciones sobre proyectos,ideas.
    Y puedo comprender tambien la indiferencia con que los pueden ver los diferentes grupos politicos que asumen los gobiernos en cada ciudad.-
    a mediocridad es un cancer de nuestros dias, el ser inteligente o tan solo tener ideas creativas está diria que hasta..mal visto.
    Desean una manada de borregos detras del pastor que los lleva en un viaje a sus intereses o a ninguna parte.
    Aqui aún llueve limpiara los arroyos,la atmofera,regará las plantas lamentablemente las miserias y mezquindades de los demás seguiran enquistada en la vida diaria.-
    Pero sosis vosotros esa generación intermedia de los 80 y los 90 los que aun tienen “margen” de vida los que pueden hacer que las cosas cambien.-
    Atte
    Alejandro Pillado
    Sierra calderona 2010

  6. Anónimo Says:

    Los borregos se salen del redil cuando les da la gana.Marbellapiensa cuando el individuo lo hace, y cada uno se limpia el cerebro si quiere.
    Se puede escribir,leer,hacer música,teatro,pintar,callejear,bailar…si uno quiere. Nadie vendrá del estado a ponerme una alfombra roja ni quiero estado que me lo ponga. Haced y mañana habrá vendimia.

  7. Marian Says:

    Precioso, bien escrito, y lleno de verdades y de pensamientos que compartimos muchos.

  8. hortensia pereira Says:

    magnifico articulo, rebelde y sensible pero coincido con anónimo, quien quiere hacer cosas las hace, peor que crecer en el gilismo fue crecer en el franquismo, si no hubiera sido por los jovénes de los 80 no habría ni UPM ni consevatorio, ni escuela de idiomas, pero hubo algunos jovenes que entre caña y caña hacian teatro, tertulias, música, hasta hubo algunos que limpiaron con sus manos las piedras de la basilica y rescataron papeles viejos que luego fueron libros de historia, la rebeldia es el aliento de los jóvenes pero la esperanza también, sólo quien en su interiior cree que puede crecer y ser mejor esta en disposición de cambiár el mundo.

  9. Skins_ElBarrio Says:

    Estos “politicos” solo miran para su bolsillo,es lamentable que la juventud de Marbella se tenga que cojer cada fin de semana el coche y echarse a las carreteras,por que en nuetra querida ciudad, no hay zonas de ocio nocturno para la juventud,zona de botellon, etc.
    ¿Donde esta la delegación de juventud?
    No podernos tomar un litro de cerveza o nuestro botellon,en un desierto aparcamiento,plaza,parque,por q nos multan con su afan recaudatorio…
    Pueblos como fuengirola,benalmadena,Estepona tiene zonas habilitadas para el botellodromo,BASTA YA!!!

  10. AlbuSka Says:

    Verdaderamente emocionante, si señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: