Archivo para Ángeles Muñoz

Al fin, una alegría

Posted in Denuncia with tags , , , , , , , on 11 enero, 2012 by ¡¡Arde Marbella!!

Acostumbrados a que, casi desde que tenemos uso de razón, los medios sean por lo general transmisores de decepciones y causa de indignación, hace poco -y sin que sirva de precedente- se invirtió la tendencia. El motivo, la sentencia del TSJA que obliga al Ayuntamiento y la empresa Tensa a desalojar tanto La Pesquera como el parking ubicado bajo ella. Ambas instalaciones han sido, durante muchos años, un vivo recordatorio de la dictadura consentida de Gil y los suyos. Cedido por Alfredo Palma al Consistorio, el solar de la plaza de la Victoria debía ser de uso público, y así fue en un principio, albergando el mercado de abastos o la sala de usos múltiples que algunos todavía recordamos vagamente. En el momento en que fuera destinada a otros fines, su propiedad habría de volver a la familia Palma, embarcada durante años en una aventura judicial que dejó nuevamente de manifiesto los motivos por los que muchos nos resistimos a confiar en esto que llaman justicia.

De cualquier manera, parece que el escarnio toca a su fin y que esta empresa, cuyo rostro visible es Ramón Mesa (con unos antecedentes penales que no le han impedido aparecer recientemente sentado en primera fila en alguna aparición televisada de la honorabilísima Esperanza Aguirre) y tras el que, tradicionalmente, se ha situado a la familia Gil, tendrá que dejar el edificio, obtenido con los métodos propios de la época. Aunque con pena por los trabajadores que irán irremediablemente a la calle, cuyas condiciones laborales han sido bastante lamentables, desaparece un símbolo, si bien esta circunstancia debería servir también para recordarnos que las cosas no han cambiado demasiado y que queda mucho por hacer. Aunque cambie el collar del perro, el futuro no es precisamente halagüeño. Puede que la alcaldesa se vaya a la Junta una vez se instale el PP en ella para cederle el trono a Félix Romero, el mismo que negó la existencia de la batalla campal que tuvo lugar en la Feria de Día en la que mujeres, niños, viejos y jóvenes fueron apaleados por la Policía Nacional mientras la Local, por extraño que parezca, les pedía que se controlaran. O que Bernal, en un arrebato, presente alguna propuesta coherente. Pero si no varían las condiciones del juego, lo que pasará cuando el pueblo tome conciencia del pasado y el futuro que nos espera, máxime al haber poco o nada que perder, mal vamos.

Anuncios

Pregonando lo que somos

Posted in Denuncia with tags , , , , , on 27 octubre, 2011 by ¡¡Arde Marbella!!

Por El Niño de la Cotorra.

Publicaba el diario El Mundo en su edición de Málaga (25/10/2011) que la que iba a ser nuestra flamante pregonera de Semana Santa, Mariló Miñones, ha decidido declinar la invitación al estar procesada en el “caso Saqueo 2”. Para Miñones, ex concejala de Cultura en tiempos en que estas actividades brillaron por su ausencia incluso más que ahora, solicita la Fiscalía una pena de nada menos que nueve años de cárcel al considerarla responsable de delitos como malversación de caudales públicos.

El nombramiento de Mariló Miñones se produjo, no obstante, con algo de polémica, ya que su principal valedor fue su ex marido, Antonio Belón, conocido por su capacidad de arrimarse al sol que más calienta (llámese GIL o PP) y presidente de la Agrupación de Cofradías. Al parecer, el modo de llevar a cabo el nombramiento fue incluir la propuesta en el turno de ruegos y preguntas de una reunión ordinaria para, según la noticia de El Mundo, evitar que tuviera que ser sometida a votación. De acuerdo con la información que firma José Carlos Villanueva, la decisión no ha gustado nada al párroco de la Iglesia de la Encarnación, José López, ni a la alcaldesa.

Sin embargo, esta oposición del párroco y la alcaldesa, que de momento no ha sido expresada públicamente, se ha echado en falta en otros lances similares. Así, parece que hay quien se empeña en perpetuar la etapa gilista o, lo que parece más acertado, demostrar que no la hemos superado en absoluto. Como ejemplo, baste recordar a la que fue pregonera de la Semana Santa de 2009, la tristemente conocida jueza Pilar Ramírez, condenada por tomar parte en procesos en los que figuraba su padre, impulsor de varios negocios junto a la Coporación encabezada por Gil y algunos de los siniestros personajes que con él arribaron a Marbella, como Felice Cultrera, cuñado de Ángeles Muñoz. Sin ningún rubor, Ramírez largó un extenso pregón ensalzando la Semana Santa y los valores a ella aparejados sin que nadie recordara por un momento su condena.

Y es que, según uno de los ediles de la actual Corporación, Ramírez estaba en cualquier caso “profundamente arrepentida’, lo que, como postulaba Lutero, parece ser suficiente para alcanzar la salvación. No obstante, se echó en falta una petición de perdón pública a su pueblo por parte de alguien dedicado en teoría a impartir justicia, si bien las mismas voces que dieron por válido su arrepentimiento exigen ahora como un requisito imprescindible para la paz que los presos de ETA hagan lo propio. Aunque marcando las distancias entre los que comenten estos delitos y los que asesinan, no conviene olvidar que la mafia que se instaló en la ciudad como consecuencia de la puesta en marcha de los negocios de Gil también es culpable de no pocos ajustes de cuentas y muertes, aunque no siempre trasciendan a la opinión pública.

De cualquier manera, estamos ante un más de lo mismo, intentos de rehabilitación pública (para el que se lo crea) de personajes culpables de todo lo que hemos padecido y cuyas secuelas seguiremos arrastrando por mucho tiempo. Es el caso de Tomás Olivo, quien rige los designios del Marbella Express a través de personas de su confianza empleando las mismas y deplorables tácticas empresariales que sus predecesores en la gestión del diario, Martín Hidalgo (cada vez más alejado del mismo) y un largo etcétera que se deja ver en distintos saraos o en las procesiones de Semana Santa, convertida, cada vez más, en algo ajeno a la devoción y más próximo a un muestrario de los males que acucian al pueblo.

El conservatorio de Marbella

Posted in Denuncia with tags , , , , , , , , on 22 octubre, 2009 by ¡¡Arde Marbella!!

La primera vez que entré en el conservatorio de Marbella las cajas de fruta se apilaban cerca de la puerta y el olor a pescado era fuerte. Las paredes de las aulas estaban almohadilladas con corcho raído y el ambiente era tristón por culpa del suelo gris, el intenso azul marino de los pasillos y los fluorescentes del techo, aunque daba al lugar cierta alegría el conserje, con sombrero de paja y camisa abierta hasta el pecho, siempre dispuesto a darte conversación. En efecto, en otoño de 1995 el conservatorio se encontraba todavía ubicado en el edificio del antiguo mercado, que fue demolido poco después por acción de la especulación gilista: el mural de Las señoritas de Aviñón, que decoraba la entrada del establecimiento central, cayó en el olvido; los alumnos de música y danza, a la espera de un nuevo lugar donde recibir las clases, peregrinamos a la guardería municipal; el alcalde Jesús Gil se embolsó, como era costumbre, un buen dinero por la recalificación ilegal de los terrenos; y supongo que el conserje, quien sigue igual de alegre, como pude comprobar gratamente hace varios meses mientras hacía zapping (programa Aquí Estamos de Canal Sur, ver  a partir del minuto 10:05 y del 58:25 del capítulo dedicado a Marbella), acabó jubilándose. Así pues, después de que los alumnos terminarán el curso solfeando en bancas de párvulo, el conservatorio fue trasladado en el año 1996 a la plaza del Puente Ronda, a un edificio rehabilitado y adaptado para la enseñanza, propiedad de la familia Maíz Martín, que lo cedió por quince años al Ayuntamiento.

Aunque recibió un indigno nombre, el de su director, un prepotente y chulo músico gaditano, que visitaba el centro más de noche que de día, si es que alguna vez pasaba por allí en todo el año, el conservatorio se convirtió pronto en un punto de referencia para la ciudadanía y la gente joven, aportando algo de vitalidad al decaído casco antiguo de Marbella. Además de música y danza, allí se han impartido clases de teatro y celebrado multitud de conciertos y recitales, sin olvidar que en sus primeros años cobijó una pequeña biblioteca municipal, que hacía el apaño y por lo menos no se calaba por usar pésimos materiales en la construcción. Hace unos diez años que terminé mis estudios de grado elemental, pero el conservatorio ha seguido siendo parte de mi vida por ser lugar de encuentro  y reunión, al tiempo que transitar por la coqueta plaza donde aún se ubica siempre es reconfortable, no sólo por la música que sale de los ventanales, si no porque el lugar es el único de nuestro casco antiguo donde todavía pueden verse, cuando terminan las clases, niños jugando y chavales en pandilla. Parecía, en definitiva, que algo funcionaba en Marbella, especialmente cuando Felipe Campuzano fue destituido en el año 2003, aunque hubo que esperar hasta los tiempos de la Gestora para ver su nombre desvinculado por completo de la institución.

Pero entonces el PP ganó las elecciones municipales de 2007 y pronto la realidad cayó sobre el conservatorio como una losa de piedra. En abril de 2008, según palabras de Miren Alberdi, que ha acabado dimitiendo como directora, la corporación local ya tenía pensado trasladar el conservatorio y no renovar el contrato de arrendamiento con los propietarios, uno de los cuales, como bien sabemos todos, es el médico Antonio Maíz, concejal de Salud. Por ley, al poseer el 33,3% de la sociedad propietaria del conservatorio, el concejal se encuentra en una situación de incompatibilidad, por lo que debe dejar su cargo o el centro tiene que ser reubicado en otro edificio. Aquí empiezan los problemas y las incoherencias municipales, puesto que desde un principio sólo se ha barajado la segunda opción, sacar el conservatorio del Puente Ronda, decisión que el Ayuntamiento mantuvo oculta a la opinión pública todo el tiempo que pudo. Cuando fue elegido como concejal, Antonio Maíz era lógicamente consciente de que recibía desde 1994 una renta todos los meses por parte del Ayuntamiento a cambio del alquiler de su propiedad, un palacete moderno heredado de su padre, también conocido y reputado médico de la ciudad. Por tanto, él mismo sabía que convirtiéndose en concejal quedaría en una tesitura delicada respecto a esta cuestión. Por si ello fuera poco, esta incongruencia ha acabado convirtiéndose en el principal argumento municipal para efectuar la reubicación del conservatorio, reparos que la corporación local todavía no ha puesto a que La Juanita, empresa del concejal Antonio Espada, suministre constantemente materiales de construcción para casi todas las obras municipales.

¿Es la familia la que ha decidido no renovar el contrato de alquiler o el propio Ayuntamiento? A efectos prácticos no hay respuesta posible porque una de las personas implicadas, el mencionado concejal de Salud, es pieza importante de ambas partes. El dar, desde luego, no es virtud admirable y reseñable de esta familia que dice desvivirse por Marbella. No olvidemos, en cualquier caso, que no están regalando nada; que reciben mes a mes una buena tajada por la cesión del edificio, el cual, aquí viene lo bueno, fue rehabilitado y reformado con dinero municipal. La obra vino a costar unos cuatrocientos millones de pesetas, pagado por todos nosotros y que a partir de ahora, cuando la casa vuelva a la familia, ellos disfrutarán en exclusiva. Entre tanto, el conservatorio se muda al Parque de la Constitución y nuevamente la ciudadanía tiene que hacer frente a una costosa obra de rehabilitación y adecuación. Así pues, en conclusión, no sólo perdemos un espacio de cultura y sociabilidad en pleno centro de Marbella, sino que ahora también nos quitan medio parque.

Queda claro, después de esta larga argumentación, que detrás de todo esto hay, como siempre en esta vida, cuantiosos intereses económicos. De hecho, parece que durante todo este tiempo han visitado la casa algunos compradores, quienes contaban además con el beneplácito previo de la familia. En su defensa, el concejal afirma que desde mayo de 2007 no ha recibido ingreso alguno por la concesión, pero lo cierto es que el contrato sigue vigente y la sociedad familiar no ha dejado de recibir el dinero todos los meses. Es más, en concepto de indemnización, desde el 15 de septiembre pasado los dueños del inmueble obtendrán cada mes casi mil quinientos euros más (de 6.000 a 7.482) por la prórroga del arrendamiento. Era esto o los alumnos se quedaban en la calle sin poder dar clases durante todo un año, puesto que la finalización de la obra del nuevo conservatorio no está prevista hasta septiembre de 2010. Es importante que los ciudadanos de Marbella no pasemos por alto ese último dato, como tampoco debemos obviar que el nuevo PGOU cambia la calificación urbanística del edificio del Puente Ronda de equipamiento público a suelo residencial privado, lo que recibió numerosas alegaciones a las que Ángeles Muñoz y su equipo hicieron oídos sordos. Lo que más jode, en fin, es que aunque el dinero no le haga mucha falta, según su declaración de bienes, Antonio Maíz junto con su familia llegó a pedir por la citada ampliación del contrato al propio Ayuntamiento para el que él trabaja hasta 8.287 €, sin mostrar la más minina generosidad para con sus propios conciudadanos.

Prometeo.

¿Compromiso con los jóvenes?

Posted in Denuncia with tags , , , on 05 julio, 2009 by ¡¡Arde Marbella!!

No. Compromiso con las juventudes del PP. La nueva capea es una actividad para ellos, no para nosotros, que, preferimos un conciertillo a hacer sufrir a un animal, todo sea dicho de paso. De cualquier forma, ese es el compromiso que el equipo de gobierno pepero tiene con la juventud de Marbella: realizar corridas de vaquillas para sus afiliados y simpatizantes. En el encuentro del día 1 de junio con la “juventud” de esta ciudad (sólo se informó de ello en su propia web) nuestra alcaldesa afirmó, en la onda de todo buen politicucho, que “seguirá impulsando proyectos beneficiosos para el colectivo”. Esto se publica el 9 de junio en la web de Nuevas Generaciones de Marbella-San Pedro  justo antes del anuncio de la capea veraniega del 1 de agosto. Hasta hoy. Estamos a 5 de julio  y esto es lo que se ha programado para los meses estivales. Con razón, vuelve a repetirse la sempiterna apostilla de “aquí no hay ” . Los que terminamos el curso universitario ahora, ya tenemos ganas de volver.

No sabemos si al final se realizará algún evento/acto/reunión durante el verano que tenga la más mínima relación con los jóvenes, pero esperamos que no sea tan cutre como la feria de este año. ¿Es casualidad que debajo del puente, la única sombra de todo el recinto, sólo hubiera dos casetas? Una era del PP; la otra de la asociación Impulso, que no tenemos idea de lo que es, pero aparece en el cartel de la capea, así que lo sospechamos… Aquí fue, curiosamente, donde se produjo la batalla campal del viernes 12. Los peperos han dejado atrás las tapas, el vino y la cerveza para pasarse al chunda-chunda. ¿Qué pretenden? ¿ganarse a los jóvenes? Es doroloso pensar que sea así como lo hagan…

Y lo más importante:  con la entrada de la corrida podeís ir de marcha a Dreamers y otro discotecón del estilo. Eso es, Nuevas Generaciones promoviendo la cultura. Mientras Kika Caracuel emprende su particular cruzada contra el botellón callejero, jodida porque otra le quitó el puesto de alcaldesa, sus alevines nos incitan a visitar el antro de la droga, mafia y pistolas marcando paquete.

Prometeo y Pandora.

3, 2, 1… ¡¡Arde Marbella!!

Posted in Denuncia with tags , , , , on 27 febrero, 2009 by ¡¡Arde Marbella!!

Nacimos en los ochenta, crecimos en los noventa; pertenecemos, por tanto, a una generación perdida, poco reconocida y, por supuesto, nada valorada. Poca gente cree en nosotros y se nos suele considerar una juventud sin criterio, impávida y, sobre todo, sin preparación. Nuestra opinión, en cambio, es más bien la contraria, pensando que la falta de conciencia, el aplomo y la despreocupación cultural son, por desgracia, aspectos identificables en la sociedad madura actual, la cual, precisamente, machaca sin escrúpulos nuestra lozanía. Ni en el barrio, ni en la escuela, ni mucho menos en los poderes públicos, hemos encontrando apoyo o sustento alguno: para la vecina del primero éramos gamberros; para el maestro, zoquetes sin ninguna capacidad más allá de la de incordiar; y, por último, para el Estado, la experiencia nos hace suponer que durante nuestra niñez sólo fuimos, a parte de delincuentes en potencia, simples números de diversas estadísticas.

Fue a nosotros a quien se nos prohibió jugar a la pelota en la calle, los que nos quedamos sin descampados donde correr, a los que nos apuntasteis a cientos de absurdas actividades extraescolares, los que no pudimos comprar más tebeos, los que montábamos en bici sólo los domingos, los que no podíamos ir a la playa sin protección solar y también, como no, los nacidos a finales de los ochenta fuimos los primeros en saber que un chichón, una brecha en la rodilla, tener las manos sucias o comer cosas del suelo podía provocarnos serios problemas de salud.

En efecto, para bien o para mal, siendo niños nuestra generación experimentó cambios que, a ritmo de bacalao, grunge y rap, nos transformaron a ojos de nuestros mayores, hasta el punto de producirse una ruptura total entre ambas generaciones, siendo fruto de ello la incomprensión ya citada más arriba. Sin embargo, no fue nuestra culpa que las chapas y canicas dejaran paso a los ordenadores y videoconsolas, que el maestro se transformara en el profesor, que el elástico fuera sustituido por las revistas de moda y belleza, que las bicis dejaran de ser nuestro principal medio de transporte y diversión, que de las ferias desaparecieran los petardos y aparecieran el láser y las armas de aire comprimido. No fuimos nosotros quienes nos compramos un móvil con diez años, una moto con catorce o decidimos que la hora de llegar a casa no debía ser antes de la entrada de la mañana. Exacto, no tenemos nada que ver en que los niños de hoy día salgan de su casa antes de las cinco, merienden bollería industrial o el SMS haya desbancado al grito de balcón.

En fin, no cabe duda que el interés por proteger nuestra integridad física fue extremo, en detrimento de la mental. A consecuencia de ello hemos crecido sin identidad propia, despersonalizados y destinados a seguir un único rumbo, ya que desde pequeños sólo se nos ha repetido una cosa: “en esta vida hay que ser alguien de provecho”. Lo sorprendente es que, ante tanta adversidad, muchos de nosotros hemos logrado superar dichos impedimentos y a estas alturas de la vida, pasados los veinte y en contra de la opinión general, somos gente activa, independiente, creativa, responsable, tolerante y, lo más importante, con cultura, inquietudes sociales e ideología propia, algo que, ciertamente, no abunda en esta sociedad.  Así pues, el principal  objetivo de este blog es dar a conocer todos los proyectos, las actividades, los bolos, los encuentros y las movidas que la gente joven promueve y lleva a cabo en Marbella, dando por sentado que, tanto ahora como antes, hemos sido despreciados y arrinconados por el poder municipal.

Ahora bien, nuestra labor quedaría incompleta si únicamente nos dedicáramos a difundir, obviando la denuncia social de la precaria situación que aquí hemos expuesto. En principio, nos referimos al maltrato sistemático que nuestra ciudad y, en particular, los jóvenes sufrimos durante los mandatos de Jesús Gil y Gil; ni podemos, ni debemos, ni queremos olvidar. Es responsabilidad de este indeseable, así como de sus votantes y colaboradores (¡¡Román, Sierra, Roca, Muñoz, etc. no os confiéis, a vosotros tampoco os olvidamos!!), que los que hoy pasamos la veintena nos hayamos criado en una ciudad culturalmente muerta. Sin embargo, es triste percibir que las actitudes a la que nos tenía acostumbrados este maleante, insulto a la inteligencia, son  muy parecidas a las de la actual corporación local, para la cual los jóvenes de Marbella seguimos siendo un simple cero a la izquierda. Que quede muy claro: las capeas de vaquillas, los torneos de voleibol y los desayunos con la alcaldesa no es lo que necesitamos, salvo que se pretenda aborregarnos.

Esta ha sido nuestra declaración de intenciones, franca y directa. Ha llegado el momento de que, por fin, se digan las cosas claras en esta ciudad. Ha llegado la hora de que arda Marbella.

Prometeo y Pandora.