Archivo para Corrupción

Al fin, una alegría

Posted in Denuncia with tags , , , , , , , on 11 enero, 2012 by ¡¡Arde Marbella!!

Acostumbrados a que, casi desde que tenemos uso de razón, los medios sean por lo general transmisores de decepciones y causa de indignación, hace poco -y sin que sirva de precedente- se invirtió la tendencia. El motivo, la sentencia del TSJA que obliga al Ayuntamiento y la empresa Tensa a desalojar tanto La Pesquera como el parking ubicado bajo ella. Ambas instalaciones han sido, durante muchos años, un vivo recordatorio de la dictadura consentida de Gil y los suyos. Cedido por Alfredo Palma al Consistorio, el solar de la plaza de la Victoria debía ser de uso público, y así fue en un principio, albergando el mercado de abastos o la sala de usos múltiples que algunos todavía recordamos vagamente. En el momento en que fuera destinada a otros fines, su propiedad habría de volver a la familia Palma, embarcada durante años en una aventura judicial que dejó nuevamente de manifiesto los motivos por los que muchos nos resistimos a confiar en esto que llaman justicia.

De cualquier manera, parece que el escarnio toca a su fin y que esta empresa, cuyo rostro visible es Ramón Mesa (con unos antecedentes penales que no le han impedido aparecer recientemente sentado en primera fila en alguna aparición televisada de la honorabilísima Esperanza Aguirre) y tras el que, tradicionalmente, se ha situado a la familia Gil, tendrá que dejar el edificio, obtenido con los métodos propios de la época. Aunque con pena por los trabajadores que irán irremediablemente a la calle, cuyas condiciones laborales han sido bastante lamentables, desaparece un símbolo, si bien esta circunstancia debería servir también para recordarnos que las cosas no han cambiado demasiado y que queda mucho por hacer. Aunque cambie el collar del perro, el futuro no es precisamente halagüeño. Puede que la alcaldesa se vaya a la Junta una vez se instale el PP en ella para cederle el trono a Félix Romero, el mismo que negó la existencia de la batalla campal que tuvo lugar en la Feria de Día en la que mujeres, niños, viejos y jóvenes fueron apaleados por la Policía Nacional mientras la Local, por extraño que parezca, les pedía que se controlaran. O que Bernal, en un arrebato, presente alguna propuesta coherente. Pero si no varían las condiciones del juego, lo que pasará cuando el pueblo tome conciencia del pasado y el futuro que nos espera, máxime al haber poco o nada que perder, mal vamos.

Anuncios

Pregonando lo que somos

Posted in Denuncia with tags , , , , , on 27 octubre, 2011 by ¡¡Arde Marbella!!

Por El Niño de la Cotorra.

Publicaba el diario El Mundo en su edición de Málaga (25/10/2011) que la que iba a ser nuestra flamante pregonera de Semana Santa, Mariló Miñones, ha decidido declinar la invitación al estar procesada en el “caso Saqueo 2”. Para Miñones, ex concejala de Cultura en tiempos en que estas actividades brillaron por su ausencia incluso más que ahora, solicita la Fiscalía una pena de nada menos que nueve años de cárcel al considerarla responsable de delitos como malversación de caudales públicos.

El nombramiento de Mariló Miñones se produjo, no obstante, con algo de polémica, ya que su principal valedor fue su ex marido, Antonio Belón, conocido por su capacidad de arrimarse al sol que más calienta (llámese GIL o PP) y presidente de la Agrupación de Cofradías. Al parecer, el modo de llevar a cabo el nombramiento fue incluir la propuesta en el turno de ruegos y preguntas de una reunión ordinaria para, según la noticia de El Mundo, evitar que tuviera que ser sometida a votación. De acuerdo con la información que firma José Carlos Villanueva, la decisión no ha gustado nada al párroco de la Iglesia de la Encarnación, José López, ni a la alcaldesa.

Sin embargo, esta oposición del párroco y la alcaldesa, que de momento no ha sido expresada públicamente, se ha echado en falta en otros lances similares. Así, parece que hay quien se empeña en perpetuar la etapa gilista o, lo que parece más acertado, demostrar que no la hemos superado en absoluto. Como ejemplo, baste recordar a la que fue pregonera de la Semana Santa de 2009, la tristemente conocida jueza Pilar Ramírez, condenada por tomar parte en procesos en los que figuraba su padre, impulsor de varios negocios junto a la Coporación encabezada por Gil y algunos de los siniestros personajes que con él arribaron a Marbella, como Felice Cultrera, cuñado de Ángeles Muñoz. Sin ningún rubor, Ramírez largó un extenso pregón ensalzando la Semana Santa y los valores a ella aparejados sin que nadie recordara por un momento su condena.

Y es que, según uno de los ediles de la actual Corporación, Ramírez estaba en cualquier caso “profundamente arrepentida’, lo que, como postulaba Lutero, parece ser suficiente para alcanzar la salvación. No obstante, se echó en falta una petición de perdón pública a su pueblo por parte de alguien dedicado en teoría a impartir justicia, si bien las mismas voces que dieron por válido su arrepentimiento exigen ahora como un requisito imprescindible para la paz que los presos de ETA hagan lo propio. Aunque marcando las distancias entre los que comenten estos delitos y los que asesinan, no conviene olvidar que la mafia que se instaló en la ciudad como consecuencia de la puesta en marcha de los negocios de Gil también es culpable de no pocos ajustes de cuentas y muertes, aunque no siempre trasciendan a la opinión pública.

De cualquier manera, estamos ante un más de lo mismo, intentos de rehabilitación pública (para el que se lo crea) de personajes culpables de todo lo que hemos padecido y cuyas secuelas seguiremos arrastrando por mucho tiempo. Es el caso de Tomás Olivo, quien rige los designios del Marbella Express a través de personas de su confianza empleando las mismas y deplorables tácticas empresariales que sus predecesores en la gestión del diario, Martín Hidalgo (cada vez más alejado del mismo) y un largo etcétera que se deja ver en distintos saraos o en las procesiones de Semana Santa, convertida, cada vez más, en algo ajeno a la devoción y más próximo a un muestrario de los males que acucian al pueblo.