Archivo para Felipe Campuzano

Resistencia pacífica a la caspa

Posted in Denuncia with tags , , , , , , on 20 mayo, 2010 by ¡¡Arde Marbella!!

Por el Niño de la Cotorra.

No hace mucho, Paco Moyano, lo que se dice un hombre tranquilo a la vez que una de las personas más entendidas del pueblo en lo que respecta al flamenco o el jazz, tuvo que pasar el trago de entrevistar en la televisión local a Óscar Horacio, ése que, por no decir nada hiriente de momento, también tuvo su propio programa en dicho medio. Ante la cara de estupor de Moyano, el hombre explicaba los pormenores de su llegada a Marbella, a la par que Gil y el aluvión de caspa y podredumbre que le acompañó.

Así, señaló que se encontraba en su Argentina natal escribiendo un libro cuando, como en una película de agentes secretos, sonó el teléfono, lo descolgó y alguien le dijo “Óscar Horacio, acá la cosa está muy mal, vente que Marbella te necesita”. Y claro, ni corto ni perezoso, él cogió sus trastos y se plantó aquí. Lo mismo que pasó con A. Santisteban, A. Caparrós, F. Campuzano y todo un elenco más propio de ocupar su sitio en El crepúsculo de los dioses de Billy Wilder que de tenerlo en la televisión local y, por ende, en nuestras propias vidas y en el presupuesto de Marbella. Toda esta gente comparte el rasgo de haber pertenecido a un tiempo que afortunadamente pasó, aunque esta circunstancia parece que en el pueblo aún no se da.

De este modo, es evidente que muchos de ellos todavía siguen avergonzando a Marbella con su sola presencia, como alguien le soltó un día al ex concejal Lendínez (creo que actualmente sigue huido) al verlo en un bar antes de que llegara la operación Malaya. Y participando en sus medios, en este caso gracias a la dirección de la televisión municipal, de la que naturalmente se encarga el equipo de gobierno. Volviendo a Óscar Horacio, resulta que visitaba las instalaciones de Radio Televisión Marbella para presentar una película en la que retrata  “su Marbella” en compañía de sujetos como Kristina Szekely, la siniestra presidenta del Rotary Club Marbella y otros por el estilo.

Feliz, comentaba que había sido toda una experiencia la de grabar junto a sus amigos un documento visual que fue presentado por todo lo alto que se puede imaginar en el cine de Puerto Banús y que esperaba ayudara a superar la crisis de alguna manera. Incluso llegó a manifestar que no descartaba hacer una serie, no sabemos si con apoyo institucional. El caso es que, mientras uno contempla esperpentos como éste, recuerda que cualquiera, de Marbella o adoptado por ella, que haya querido destacar de alguna manera en algún campo se ha visto obligado a largarse, aunque ahora lo reciban con trompetas una vez alcanzado el merecido reconocimiento a su trabajo.

Esta circunstancia no tiene pinta de variar, al menos por parte de las autoridades, aunque la palabra cambio sea una constante en sus falsas bocas. No obstante, quedan cosas que sí están en nuestra mano, y que quizá haya llegado el momento –si no lo fue siempre- de hacer. Una suerte de resistencia pacífica a la caspa, al vacío, al robo de lo que es nuestro. Y ejemplos no faltan. Uno de ellos lo constituye nuestro ilustre y televisivo ex alcalde, Julián Muñoz, al que el trabajo en un chiringuito ha facilitado su situación actual. Pero no es el único que obtiene beneficios de esta forma: se dice, y seguramente sea cierto, que las visitas al establecimiento han aumentado nada más por verle la cara. Que, también se cuenta por ahí, le cambió bastante cuando alguien de Hacienda, ante su pregunta, le dijo que sí, que naturalmente tendría que esperar la enorme cola para que lo atendieran.

No cuesta nada poner mala cara cuando uno se cruza con alguien así donde sea. Tampoco dejar de ir a los bares, restaurantes y negocios que frecuentan o regentan, que los hay a patadas. Que se sepa, estas cosas no son delito, y hay que evitar, naturalmente, caer en él. No por respeto a una ley que no está hecha para nosotros y que sólo nos tiene en cuenta a la hora de pagar, sino porque nuestra integridad vale más que todos esos juntos. Quizá así nos fuera mejor y nuestra consideración y calidad de vida mejorara un poco. Cuestión de ponerse.

Anuncios

El conservatorio de Marbella

Posted in Denuncia with tags , , , , , , , , on 22 octubre, 2009 by ¡¡Arde Marbella!!

La primera vez que entré en el conservatorio de Marbella las cajas de fruta se apilaban cerca de la puerta y el olor a pescado era fuerte. Las paredes de las aulas estaban almohadilladas con corcho raído y el ambiente era tristón por culpa del suelo gris, el intenso azul marino de los pasillos y los fluorescentes del techo, aunque daba al lugar cierta alegría el conserje, con sombrero de paja y camisa abierta hasta el pecho, siempre dispuesto a darte conversación. En efecto, en otoño de 1995 el conservatorio se encontraba todavía ubicado en el edificio del antiguo mercado, que fue demolido poco después por acción de la especulación gilista: el mural de Las señoritas de Aviñón, que decoraba la entrada del establecimiento central, cayó en el olvido; los alumnos de música y danza, a la espera de un nuevo lugar donde recibir las clases, peregrinamos a la guardería municipal; el alcalde Jesús Gil se embolsó, como era costumbre, un buen dinero por la recalificación ilegal de los terrenos; y supongo que el conserje, quien sigue igual de alegre, como pude comprobar gratamente hace varios meses mientras hacía zapping (programa Aquí Estamos de Canal Sur, ver  a partir del minuto 10:05 y del 58:25 del capítulo dedicado a Marbella), acabó jubilándose. Así pues, después de que los alumnos terminarán el curso solfeando en bancas de párvulo, el conservatorio fue trasladado en el año 1996 a la plaza del Puente Ronda, a un edificio rehabilitado y adaptado para la enseñanza, propiedad de la familia Maíz Martín, que lo cedió por quince años al Ayuntamiento.

Aunque recibió un indigno nombre, el de su director, un prepotente y chulo músico gaditano, que visitaba el centro más de noche que de día, si es que alguna vez pasaba por allí en todo el año, el conservatorio se convirtió pronto en un punto de referencia para la ciudadanía y la gente joven, aportando algo de vitalidad al decaído casco antiguo de Marbella. Además de música y danza, allí se han impartido clases de teatro y celebrado multitud de conciertos y recitales, sin olvidar que en sus primeros años cobijó una pequeña biblioteca municipal, que hacía el apaño y por lo menos no se calaba por usar pésimos materiales en la construcción. Hace unos diez años que terminé mis estudios de grado elemental, pero el conservatorio ha seguido siendo parte de mi vida por ser lugar de encuentro  y reunión, al tiempo que transitar por la coqueta plaza donde aún se ubica siempre es reconfortable, no sólo por la música que sale de los ventanales, si no porque el lugar es el único de nuestro casco antiguo donde todavía pueden verse, cuando terminan las clases, niños jugando y chavales en pandilla. Parecía, en definitiva, que algo funcionaba en Marbella, especialmente cuando Felipe Campuzano fue destituido en el año 2003, aunque hubo que esperar hasta los tiempos de la Gestora para ver su nombre desvinculado por completo de la institución.

Pero entonces el PP ganó las elecciones municipales de 2007 y pronto la realidad cayó sobre el conservatorio como una losa de piedra. En abril de 2008, según palabras de Miren Alberdi, que ha acabado dimitiendo como directora, la corporación local ya tenía pensado trasladar el conservatorio y no renovar el contrato de arrendamiento con los propietarios, uno de los cuales, como bien sabemos todos, es el médico Antonio Maíz, concejal de Salud. Por ley, al poseer el 33,3% de la sociedad propietaria del conservatorio, el concejal se encuentra en una situación de incompatibilidad, por lo que debe dejar su cargo o el centro tiene que ser reubicado en otro edificio. Aquí empiezan los problemas y las incoherencias municipales, puesto que desde un principio sólo se ha barajado la segunda opción, sacar el conservatorio del Puente Ronda, decisión que el Ayuntamiento mantuvo oculta a la opinión pública todo el tiempo que pudo. Cuando fue elegido como concejal, Antonio Maíz era lógicamente consciente de que recibía desde 1994 una renta todos los meses por parte del Ayuntamiento a cambio del alquiler de su propiedad, un palacete moderno heredado de su padre, también conocido y reputado médico de la ciudad. Por tanto, él mismo sabía que convirtiéndose en concejal quedaría en una tesitura delicada respecto a esta cuestión. Por si ello fuera poco, esta incongruencia ha acabado convirtiéndose en el principal argumento municipal para efectuar la reubicación del conservatorio, reparos que la corporación local todavía no ha puesto a que La Juanita, empresa del concejal Antonio Espada, suministre constantemente materiales de construcción para casi todas las obras municipales.

¿Es la familia la que ha decidido no renovar el contrato de alquiler o el propio Ayuntamiento? A efectos prácticos no hay respuesta posible porque una de las personas implicadas, el mencionado concejal de Salud, es pieza importante de ambas partes. El dar, desde luego, no es virtud admirable y reseñable de esta familia que dice desvivirse por Marbella. No olvidemos, en cualquier caso, que no están regalando nada; que reciben mes a mes una buena tajada por la cesión del edificio, el cual, aquí viene lo bueno, fue rehabilitado y reformado con dinero municipal. La obra vino a costar unos cuatrocientos millones de pesetas, pagado por todos nosotros y que a partir de ahora, cuando la casa vuelva a la familia, ellos disfrutarán en exclusiva. Entre tanto, el conservatorio se muda al Parque de la Constitución y nuevamente la ciudadanía tiene que hacer frente a una costosa obra de rehabilitación y adecuación. Así pues, en conclusión, no sólo perdemos un espacio de cultura y sociabilidad en pleno centro de Marbella, sino que ahora también nos quitan medio parque.

Queda claro, después de esta larga argumentación, que detrás de todo esto hay, como siempre en esta vida, cuantiosos intereses económicos. De hecho, parece que durante todo este tiempo han visitado la casa algunos compradores, quienes contaban además con el beneplácito previo de la familia. En su defensa, el concejal afirma que desde mayo de 2007 no ha recibido ingreso alguno por la concesión, pero lo cierto es que el contrato sigue vigente y la sociedad familiar no ha dejado de recibir el dinero todos los meses. Es más, en concepto de indemnización, desde el 15 de septiembre pasado los dueños del inmueble obtendrán cada mes casi mil quinientos euros más (de 6.000 a 7.482) por la prórroga del arrendamiento. Era esto o los alumnos se quedaban en la calle sin poder dar clases durante todo un año, puesto que la finalización de la obra del nuevo conservatorio no está prevista hasta septiembre de 2010. Es importante que los ciudadanos de Marbella no pasemos por alto ese último dato, como tampoco debemos obviar que el nuevo PGOU cambia la calificación urbanística del edificio del Puente Ronda de equipamiento público a suelo residencial privado, lo que recibió numerosas alegaciones a las que Ángeles Muñoz y su equipo hicieron oídos sordos. Lo que más jode, en fin, es que aunque el dinero no le haga mucha falta, según su declaración de bienes, Antonio Maíz junto con su familia llegó a pedir por la citada ampliación del contrato al propio Ayuntamiento para el que él trabaja hasta 8.287 €, sin mostrar la más minina generosidad para con sus propios conciudadanos.

Prometeo.